Imagen superior de diferentes tipos de cascos de protección para el ámbito de la construcción de diferentes colores

¿Cuáles son los riesgos laborales más comunes en la construcción?

Imagen superior de diferentes tipos de cascos de protección para el ámbito de la construcción de diferentes colores
Imagen superior de diferentes tipos de cascos de protección para el ámbito de la construcción de diferentes colores

Cuando hablamos de riesgos laborales en la construcción nos referimos a las posibilidades de que los trabajadores del sector sufran algún daño derivado de su trabajo, ya sea por accidente o por enfermedad profesional. La construcción es una actividad que implica una gran variedad de tareas, operaciones, equipos y materiales, que suponen diferentes tipos de riesgos laborales. Los más comunes son:

  • Caídas: Se pueden producir a distinto nivel (desde andamios, escaleras, tejados o cubiertas) o al mismo nivel (por tropezones, resbalones o desniveles) y llegan a provocar lesiones graves o mortales, por lo que es necesario adoptar medidas de protección colectiva (barandillas, redes, plataformas) e individual (arneses, cascos, calzado antideslizante).
  • Golpes: Se suelen producir por objetos que caen o se desprenden (materiales, herramientas, escombros) o por choques contra elementos fijos o móviles (puertas, vigas, maquinaria). Los golpes pueden causar contusiones, heridas, fracturas o traumatismos craneoencefálicos, por lo que es importante mantener el orden y la limpieza en la obra, señalizar las zonas de riesgo y usar equipos de protección individual (cascos, guantes, gafas).
  • Cortes: Se suelen ocasionar por el manejo de herramientas cortantes o punzantes (sierras, cuchillos, clavos) o por el contacto con materiales afilados o astillados (madera, metal, vidrio). Los cortes provocan hemorragias, infecciones o amputaciones, por lo que se recomienda el uso de herramientas adecuadas y en buen estado, manipularlas con cuidado y emplear equipos de protección individual (guantes, mangas).
  • Atascos: Se producen por el contacto con partes móviles de máquinas o vehículos (engranajes, correas, ruedas) o por el derrumbe o hundimiento de estructuras o terrenos (zapas, zanjas, túneles). Los atascos pueden causar asfixia, aplastamiento o estrangulamiento, por lo que es necesario respetar las normas de seguridad en el uso y mantenimiento de las máquinas y vehículos, apuntalar y señalizar las excavaciones y evitar permanecer bajo cargas suspendidas.
  • Sobreesfuerzos: Se originan por el levantamiento o transporte manual de cargas pesadas o voluminosas (sacos, tablones, bidones) o por posturas forzadas o repetitivas (agacharse, estirarse, girar). Los sobreesfuerzos ocasionan lesiones musculoesqueléticas (lumbalgias, hernias discales, tendinitis) o cardiovasculares (infartos), por lo que se recomienda el uso de medios mecánicos para el movimiento de cargas (grúas, carretillas), adoptar posturas ergonómicas y realizar pausas y estiramientos.
  • Ruido: Se suele generar por el funcionamiento de máquinas o herramientas ruidosas (martillos neumáticos, taladros, compresores) o por el impacto de materiales (demoliciones, perforaciones). El ruido puede llegar a causar pérdida de audición, estrés o alteraciones del sueño, por lo que es recomendable reducir la exposición al ruido mediante medidas técnicas (aislamiento acústico), organizativas (rotación de tareas) e individuales (tapones auditivos).
  • Temperaturas extremas: Normalmente, se dan por las condiciones climatológicas (calor, frío, lluvia, viento) o por el contacto con fuentes de calor o frío (hornos, soldaduras, congeladores). Las temperaturas extremas provocan golpes de calor, deshidratación, hipotermia o quemaduras, por lo que es vital adaptar el ritmo y la duración del trabajo a las condiciones ambientales, hidratarse adecuadamente y usar ropa y calzado apropiados.

Estos son solo algunos ejemplos de los riesgos laborales más comunes en la construcción, pero hay muchos más que dependen del tipo de obra, de las tareas que se realizan y de las circunstancias específicas de cada caso. Por eso, es importante identificar y evaluar los riesgos de cada obra y adoptar las medidas preventivas necesarias para evitarlos o minimizarlos.

Si quieres saber más sobre cómo prevenir estos riesgos y garantizar la seguridad y el bienestar de tus trabajadores, te invitamos a contactar con nosotros. En Arquiscostasur somos expertos en prevención de riesgos laborales y te ofrecemos soluciones a medida para tu proyecto. ¡Solicita tu presupuesto sin compromiso!.